Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

La producción de un alimento transgénico  se puede dar de diferentes formas:

 

1) Utilización de plantas y animales transgénicos como materia prima

 El primer alimento disponible para el consumo producido por ingeniería genética fue el tomate Flavr Savr ®, desarrollado en Estados Unidos, y comercializado en 1994. Este fue el primer alimento transgénico que se vendió con un beneficio directo para el consumidor, ya que había sido modificado para resistir más tiempo después de madurar. Así, los tomates podían recogerse ya maduros y comercializarse directamente, con lo cual su aroma y sabor eran mejores que los no transgénicos que se recogen verdes y se maduran artificialmente antes de su venta. Pero, el tomate Flavr Savr ® fue retirado del mercado ya que no era atractivo en otros aspectos, y por lo tanto no tuvo éxito.

 

Desde entonces se han obtenido cerca del centenar de vegetales con genes insertados, que se encuentran en distintas etapas de su producción, evaluación o comercialización. Algunos ejemplos de alimentos transgénicos en desarrollo son el arroz dorado que podría combatir la deficiencia de vitamina A, las papas que absorben menor cantidad de aceite y que podrían prevenir afecciones cardiovasculares, y el desarrollo de arroz y maníes libres de componentes alergénicos.

 

Actualmente los vegetales transgénicos más importantes para la industria alimenticia son la soja resistente al herbicida glifosato y el maíz resistente a insectos. Mediante ingeniería genética se les otorga a estas plantas la habilidad genética de tolerar ciertos herbicidas o defenderse de insectos. El resultado es que los productores usan menores cantidades de agroquímicos y permiten mayor productividad utilizando menos terreno.

 

2) Uso de microorganismos genéticamente modificados en el procesamiento de alimentos

 El hombre utiliza microorganismos (bacterias, hongos y levaduras) para la producción de alimentos desde tiempos remotos. Procesos como la producción de pan, salamines, cerveza, vino, queso y yogur implican el uso de bacterias o levaduras. Éstas se utilizan con el fin de convertir un producto natural como la leche o el jugo de uvas, en un producto de fermentación más apetecible como el yogur o el vino.

Mediante la ingeniería genética se pueden desarrollar bacterias y levaduras utilizables en la fabricación de alimentos y modificarles su genoma, introduciéndoles nuevas características. Por ejemplo, se están diseñando bacterias lácticas recombinantes resistentes a bacteriófagos (virus que atacan a las bacterias), que las destruyen e impiden el proceso normal de maduración del queso o lo hacen lento e ineficiente. Otro ejemplo lo constituye el diseño de bacterias que puedan usar como fuente de carbono, desechos de industrias, como el lactosuero procedente de las queserías, haciendo más rentable el proceso de producción industrial.

 

3) Uso de enzimas y aditivos producidos mediante biotecnología

Algunas enzimas y aditivos utilizados en el procesamiento de los alimentos se obtienen desde hace años mediante técnicas de ADN recombinante Por ejemplo, en la actualidad se obtiene quimosina recombinante para la fabricación de queso (que originalmente se obtenía del estómago de terneros) a partir de levaduras modificadas genéticamente en las que se ha introducido el gen que codifica para la fabricación de esta enzima. Actualmente es muy empleada en EE.UU y Gran Bretaña sustituyendo a la escasa quimosina de terneros y a la quimosina biotecnológica tradicional obtenida de hongos.

En la industria alimenticia también se están utilizando ciertos aminoácidos obtenidos de organismos modificados genéticamente, y se utilizan como aditivos para mejorar el sabor de los alimentos y como suplementos de dieta, así como en industria química, cosmética, para suministros médicos, etc.

Las plantas transgénicas que se cultivan actualmente fueron desarrolladas con el fin de mejorar rasgos agronómicos de los cultivos. Pertenecen a esta “primera ola” el maíz y el algodón resistentes a insectos y la soja tolerante a herbicidas. Aunque se continúan desarrollando nuevas variedades de este tipo, ya se aproxima la “segunda ola” de transgénicos, que son aquellos que brindan alimentos con propiedades nutritivas mejoradas o modificadas.

 

*Ejemplos de alimentos transgénicos*

*Inicio*

*Atrás*